Sermón Popular para Mijente

 
octubre 27th, 2017

En la primera reunión de miembrxs de Mijente, La Sazonblea, comenzamos el último día con un discurso de Paulina para establecernos espiritualmente para nuestros próximos pasos y compromisos mutuos a medida de construir nuestro hogar político juntos. Puedes leer el discurso a continuación:

He visto el Primero de Mayo cooptado a través de los años, cuando la verdadera gente obrera es pisoteada rumbo a mitines socialistas organizados por personas que no pueden imaginar tal sufrimiento. Pero las caras de nuestrxs padres y madres nos recuerdan del verdadero costo de un sacrificio, y qué significa cruzar un río hacía una mejor vida.

Me pongo a pensar sobre raza y las etnias, sobre la cultura y lugar. Y sobre el amor.. .el amor sobre todo. Ese amor que te pide mirar a alguien a los ojos y decirles que estás dispuestx a hacer CUALQUIER COSA para que puedan comer y dormir con seguridad en la noche.

Sabemos que esta guerra política no fue creada por las personas inmigrantes. Tampoco la inventó la gente nativa; no fue soñado por gente negra, ni diseñada por la gente árabe, musulmana o asiática. Las comunidades de las Islas del Pacífico y el Caribe gente ni tienen tiempo para eso.

Fue diseñada y construida por generaciones y multitudes de personas que nunca buscaron compartir cualquier aspecto del poder; sino que sólo pensaban en monarquías alimentadas por la esclavitud de lxs demás, y de allí hemos llegado a los precios de venta, a márgenes de beneficio, a los mercados libres, a la desregulación y la corrupción que quita de encima y aprovecha desde abajo.

La misma gente que vota contra nuestra libertad una y otra vez.

Mis huesos indígenas y mestizas bien saben que la raza, casta y clase están inextricablemente trenzadas en una soga diseñada para ahorcarnos. O por lo menos para mantenernos atadxs a una casa / granja / rancho / cocina / estable o sótano para alimentar a los imperios de riqueza que no se nos permite tocar ni ver, es decir, hasta que hay que dar más.

Dred Scott nos lo mostró … él y sus compañerxs nos dejaron un sendero para que podríamos volver.  Hasta los más recientes tiempos de nuestra subyugación política como personas negras / latinxs / indígenas, y de muchos otros pueblos tribales cuyos nombres nunca conoceremos.  Pero sí los conocemos de otras maneras.  Los campos del sureste quedan saciados de la sangre de nuestrxs parientes, hermanas, madres, padres y bebés. Tantxs bebés.

Escuchamos sus susurros a través de los ríos y a la orilla del mar. Lloronas y guardianes de nuestras historias.

Y sin embargo el todo poderoso $ nos seduce, animándonos a buscar la cultura y las historias en las vidas de lxs ricxs y lxs infames. Es ficción pero es seductora. Trump sí lo captó… el poder seductor de la riqueza por encima de todo.  La asimilación no sólo se trata de la blancura o el blanqueador de piel. Se trata también de caminar por las calles principales de América, fingiendo que no vemos el sufrimiento en las calles laterales y debajo de los puentes dónde nuestra gente lucha para hacer una mejor vida.

Nos ata a un mandato continental y mundial de arrancar el poder de aquellxs que seguirán robándonos generaciones de nuestrxs bebés para sus guerras, para los campos, los internados y las fábricas para que los Estados Unidos puede ser grande otra vez. #nimadres

Yo celebro todas las personas de clase obrera hoy y #todoslosdías.  Rezo bendiciones para las manos hermosas que nos sostenían cuando estábamos enfermxs por la noche, para luego trabajar todo el día para alimentarnos, darnos casa, y bendecirnos con el fruto de su trabajo y sus sacrificios. De la juventud hasta la tercera edad, lxs niñxs / hijos / hijas / primxs / mamis / papis / tíos y tías que todavía logran enviar dinero a la familia.

Dondequiera que encuentres tu hogar, este es también la raíz de la libertad. Porque nuestra libertad se trata de amor y de familia. Se trata de aquellxs de nosotrxs que no podemos alejarnos de nuestras tribus. Que anhelamos conocer nuestros nombres. Que buscamos una luz que brilla en la oscuridad. Y quienes por demasiado tiempo hemos luchado por mantenernos fuera de las cárceles y de los centros de detención para poder cumplir la promesa de amor en este lado de la frontera.  Quienes arriesgamos la muerte cruzando campos, desiertos, ríos y la orilla del mar para bendecir esta tierra con nuestro trabajo y también con nuestros sueños. Hacemos pan y sembramos rosas que darán las semillas de otro tipo de revolución cultural Latinx que no va a desaparecer en nuestra vida o en la siguiente.  Porque ha conocido la generosidad de la lucha por la libertad negro en el sur, y el movimiento por la soberanía nativa tribal y global, y nos hemos reunido para bendecir las manos que llevan el agua y fuego… junto con nuestrxs bebés y lxs bebés de nuestrxs bebés.

Tenemos que recuperar a nuestra familia de la esclavitud y de las jaulas, en la tierra que sostiene nuestros pies y nuestros futuros – todo lo que vale la pena proteger y defender.

Creo que el trabajo organizativo es un ritual de liberación – se nos pide cumplir con la promesa de amor que trata con palabra y acción. Así que ahora organizo mi vida en torno de mis metas y mis metas caminan hacia la libertad. Desde Borinquen hasta Aztlan- yo también creo que ganaremos.

Paulina Helm-Hernandez is the Special Projects Director of Southerners on New Ground, and former Co-Director.

(Visited 13 times, 2 visits today)

Facebook

Twitter