An Introduction to Mijente

 
diciembre 10th, 2015

En las próximas décadas, se producirá un cambio demográfico consistente en los Estados Unidos, la población de Latinx se duplicará.

 

Junto a estos cambios hay predicciones y suposiciones de que el poder y la influencia de nuestra comunidad también crecerán. No creemos que el cambio demográfico implica automáticamente un cambio transformador.

 

Porque junto a estos números de crecimiento está la criminalización de nuestra gente, la falta de oportunidades para una educación de calidad, una erosión del gobierno y la democracia, el robo de los bienes comunes, la destrucción de nuestro planeta y el hundimiento de la economía. La organización nos enseña que nadie viene a salvarnos, nos transformamos para salvarnos a nosotros mismos y a los demás. Creemos que un proyecto de este tipo es necesario ahora porque los cambios reales requieren más de nosotros, no simplemente más de nosotros.

 

La organización nos enseña que nadie viene a salvarnos, nos transformamos para salvarnos a nosotros mismos y a los demás”.

La pregunta es, ¿cómo se puede hacer esto?

 

Nuestra estrategia es que sea a través de un liderazgo más conectado y consciente, a través del cambio cultural y mediante campañas de promoción relevantes y concretas. A pesar de todos los desafíos que enfrentamos, hay abundancia en nuestra comunidad. Hay gente Latinx involucrada en todas las facetas del movimiento social progresista en este país. Somos estrategas, creadores de medios, trabajadores culturales, tomadores de acción, escritores, constructores de bases, teóricos. Pero en muchos aspectos diferentes estamos dispersos. Esta es una brecha significativa que vemos.

 

Cuando decimos hogar político, lo que queremos decir con eso es un espacio para la conexión, el descanso, donde podemos afinar nuestra estrategia y co-conspirar en nuestra propia comunidad y en comunidad con otros.

 

“Este no es un momento para quedarse al margen”.

 

Este no es un momento para quedarse al margen. Los desafíos de nuestro tiempo demandan acción, y jugar con seguridad en el medio simplemente no es suficiente. Echamos un vistazo más de cerca a la promoción y organización de la infraestructura en la comunidad Latinx y Chicanx, y nos dimos cuenta de que había brechas y cambios significativos que deberían abordarse.

 

Uno, es que durante demasiado tiempo, nuestra comunidad ha sido representada convenientemente como un bloque de votación de un solo tema,  preocupado solo por la inmigración. Para agregar insulto a la lesión, hemos visto una regresión de la política de inmigración. En lugar de progreso, nuestros futuros se comercializan y se transmiten como si fueran piezas de un juego político.

 

El impacto ha sido que bloquea los problemas de los Latinxs y Chicanxs nacidos en Estados Unidos. Esto contribuye a la separación de las personas Latinx y Chicanx en la organización política, en particular la movilización de votantes. Si no nos vemos en una agenda política, o, si no creemos en el contenido o la viabilidad de dicha agenda, no vamos a movernos, mucho menos a movilizarnos. En el otro lado de esto está el hecho de que este problema encasilla a los líderes indocumentados para que solo tengan espacio para hablar sobre el estado de inmigración o, a veces, sobre el empleo.

 

La realidad es que las personas están siendo excluidas y atacadas debido al estatus migratorio en todos los aspectos de la sociedad civil. Es una lógica falsa y es incorrecto silenciar a las personas indocumentadas y sus intereses bajo el pretexto de reformas y promesas incrementales de “nos pondremos en contacto con usted la próxima vez”. Tenemos el derecho de continuar la próxima vez, ahora. Somos más que nuestro estatus migratorio, somos más que un voto.

 

Esperamos ver y contribuir a una redefinición de liderazgo progresista y radical en la comunidad Latinx y Chicanx. Vemos mucha escalada, y no hay suficiente levantamiento. Al concentrarnos en las personas Latinx y Chicanx, no queremos decir que la representación sea la solución principal.

 

No puede ser suficiente estar ante nosotros armados solo con un apellido español. Necesitamos líderes de nuestra cultura compartida, cuya política y compromiso sean motivo para que ellos también estén dispuestos a asumir los riesgos. Necesitamos líderes Latinx que no sean simplemente pro-Latinx, sino también pro-mujer, pro-queer, pro-pobre, pro-negro, pro-indígena, pro-clima porque NUESTRA comunidad es todas esas cosas y NOS PREOCUPAMOS por todos de ellos. Necesitamos aprender cómo liderar mejor entre nosotros a través de estas líneas.

 

Necesitamos líderes Latinx que no sean simplemente pro Latinx, sino también pro mujer, pro queer, pro pobre, pro Black, pro indígena, pro clima, porque NUESTRA comunidad es todo eso y NOS PREOCUPAMOS todos ellos.”

 

Finalmente, vemos la necesidad de que las organizaciones se muevan a la velocidad de la vida de ahora, organizaciones que sean diseñadas para ser ágiles y flexibles, que se adapten y experimenten más de lo que predicen y pronostican. Por eso llamamos a Mijente una forma híbrida, un centro, una colmena de abejas, una parte digital y una parte sustancial del juego organizacional de base. Buscamos involucrar a las personas en diferentes niveles, desde Internet, en las calles, en asociación y a través de colaboración.

 

Nuestro enfoque será desarrollar y desencadenar agentes de cambio social y cambio social en sí mismos. Mijente crecerá para convertirse en un hogar político para las personas latinx y chicanx multirraciales, los guerreros, los que se mueven y se sacuden, los primeros adoptadores que luego influyen, se involucran y movilizan a muchos más. Mijente contribuirá e incubará nuevas ideas, estrategias y apoyo a los líderes existentes y emergentes. Nacido por los organizadores de la comunidad, no separamos el trabajo de las campañas, la promoción y la organización de nada de esto. La práctica es lo que nos mantiene afilados.

 

Un hogar político promete la idea de un lugar cálido donde llegar del frío, un lugar donde podamos sentarnos con calma y salir renovados, listos para seguir luchando por algo mejor, para todos nosotros”.

 

El cómo de todo esto es grande. Hay programas y planes, objetivos y puntos de referencia, pero fundamentalmente se trata de personas, se trata de nosotros. ¿Qué estamos dispuestos a hacer? ¿Estamos dispuestos a aprender más, a ser más para hacer más por nuestras familias, nuestros socios, nuestras comunidades? Como muchos de nosotros sabemos, muchas veces es más fácil salir, rendirse cuando es difícil. También sabemos que hay circunstancias  en que algunos de nosotros y parte de nosotros, somos pasados ​​por alto, excluidos y expulsados. Un hogar político promete la idea de un lugar cálido donde llegar del frío, un lugar donde podamos sentarnos con calma y salir de renovados, listos para seguir luchando por algo mejor, para todos nosotros. Podemos sentir la posibilidad, el aislamiento que sentimos muestra nuestro deseo por ello. Ha llegado el momento de construirlo.

 

– Marisa Franco es la co-fundadora de Mijente.